labartapena

CATARSIS

CATARSIS.

 

 

El silencio llama al amor

desesperadamente,

latido a latido.

 

Mezcla agridulce,

catarsis del alma herida,

que emerge cuando saboreo

el perfume de tu sexo

impregnado en mi almohada.

 

Al respirarte resucito,

te acaricio en versos,

te contemplo en suspiros

y sigo seducido

por el anhelo de tus labios.

 

Te amo mujer, te amo,

como se ama los pétalos

delicados de una rosa

y quiero ser esa gota de rocío

que se desliza por tus senos,

refrescando ese fuego

boreal de tus pezones.

 

Yo quiero ser ese hombre

que silencie el grito de tu alma,

aquel que termine tu anorgasmia,

ese que se vuelva filólogo

estudiando el lenguaje de tu clítoris.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.