Campos.J

LOS PERROS DE LA ESQUINA

Si supieras como una roca
su lamento:
amor, amor, derrumbate ante dicha esperanza
de petalos
cruzados.

Si supieras como una ola su
calma:
piedras, piedras,
¡lluevan desgraciadas!.

Pero pequeño e infinito
légamo en calma, ¿a donde
partes con tantas ansias?.

Si supieras como una gota
de lluvia el sufrimiento que
causan en la girante y fria
tierra:
¡justicia, justicia! morire en tu nombre. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.