Luis P. Limiñana

TRISTE ESTA EL POETA

Triste está el poeta, su alma no canta y desespera

se siente afligida, entre oscuros pasajes, dolida,

camina errante sombría, encadenada, desgarrada,

alejada del semblante, engañada del amor entrante…

 

Triste está el poeta, ya no versa, no siente el amar,

arrinconada, engañada se encuentra de tanto pasar,

alma triste estas, ya calma, no llores, no te afliges mas,

palabras de consuelo en vano, cerrada esta al aliento…

 

Triste está el poeta, ya no ama, encerrado se encuentra,

pobre alma del poeta, tanto ha amado, se siente olvidado,

todo lo ha entregado y se siente engañado, si desamado,

sin respuesta de lo sonado del canto de adentro exclamado…

 

Triste está el poeta, ya camina desalmado y sombreado,

tanto amor entregado, ya siente desvelo, en todos olvidado,

el alma se cierra encastrada, oscurece el alba de su morada,

ya camina con mirada caída, siente desgarro en su garganta…

 

Triste está el poeta, siente ya su agonía de haber amado tanto,

de ver todo lo exclamado que del alma manaba y derramaba,

palabras del alma, versadas, en tinta derramadas, ya calladas,

palabras olvidadas caminan junto al poeta con el alma callada…

 

Triste está el poeta, donde está la llama amada que de él alzaba,

anda ya apagada por los destierros del sentir amar y volar en paz

en el brillar de la palabra dada, en el ausente amado entre gentes,

del caminar en falsedad, llenando de vacios en rincones perdidos… 

 

Triste esta el poeta, ya calma, al alba sanara tu tristeza,

cuando el despertar aclama y encienda de nuevo la llama,

cuando en vacios no caigan, volverán a la llamada del alma,

cuando sentidos encuentren caminos de apartados desvalidos…

 

Autor: Luis P. Limiñana

 

Todos los derechos reservados.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.