Mell del barrio

Jodida sinfonía

Pero cuando los muchachos callaban

Se detenía el mundo

Entonces la ausencia de su joder aturdía

Llenaba toda la casa de estupor y aburrimiento.

Porque cuando callan los niños, no gira la tierra.

 

Luego el  barrio se enlutaba

Las mariposas caían abatidas por la inercia

El color quemaba gomas en cada rincón del rancho

El polvo se deshilaba en el suelo

Y el pobre patio no podía esconder su mortal agonía

 

Luego, al llegar la nueva mañana

Cuando el abuelo no sabía si esto era tierra o limbo, 

A causa del silencio

El sol despertaba los muchachos,

Que elevaban, otra vez,  con fuerza su jodida sinfonía

 

Comentarios1

  • BENJAMIN ROMERO

    Precioso poema me quedo con el, adoro los niños y si son terribles!!!mejor felicitaciones por acordarte de ellos que iluminan nuestras vidas,,,los míos crecieron" tanto que llenaron de tristeza mi alma "...te lo pongo asi porque el poema a mi hijo reza asi lo encuentras en mi perfil un abrazo

    • Mell del barrio

      Gracias, Benjamín. Apenas tengo 24 y no tengo niños ni esposa aun, pero tengo pasión por ellos, por el aroma que despiden, enmbarrando de alegres sonoridades los aires. Alguna vez fuí muchacho y no logro despegar de mi menoria las tantas cosas hermosas que decían en voz alta. Me alegra que le haya gustado, es un placer. Abrazo para usted también.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.