flack

Tú entre la lluvia.

Que caiga esa fina lluvia

como un mundo de habla entre cielo y tierra,

mientras sus gotas dan más luz a tu rostro

y bajo una infinita y blanca nube tu mirar se pierda.

Hilos de agua que irrumpen  esa soledad

por un tiempo llegado a tus labios,

de rosada y natural frescura

que anhelan el beso para acabar con su frío.

A tu cuerpo, la lluvia atina sus efluvios,

posando en la distancia como mudez de sueño,

y figurativa, la noche es tu cabello mojado,

una fragancia, que solo la huele el alma;

y en mi mente te veo desnuda

como esas gotas que al caer nada visten,

entonces, la inocencia húmeda de tus manos

atrapan primero la lluvia, después, el mirar mío.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.