Javier Gamboa Panevel

Maldita Bendicion

 

 

Maldita bendición.

 

Tal una bendición parece.

Cuando un país tiene las venas

Preñadas de “oro negro”

Otros con buitres --engendro  de dragones--.

Escupen fuego sobre sus escuelas

Y asesinan los niños que la habitan.

Bombardean hospitales

Y destrozan: heridos, ancianos y mujeres.

¡Malditos asesinos!  ¡Mil veces sean malditos!

Genocidas. Que atacan a los pueblos inermes

Para extraer la sangre de sus venas.

Los pueblos atacados se defienden:

Con llanto y oraciones.

Oraciones a un Dios, que cómplice;

No oye, ni ve las lagrimas

Que ya parecen  ríos.

¿En dónde está Señor, ese, tu amor,

que no defiendes las vidas inocentes?

¿Es que tienes acaso, necesidad de Almas en tu cielo?

Decreta ya tu Ley: Que cese el fuego

Sobre un pueblo indefenso

Que ofrenda vidas colmadas de miseria.

Para vivir…para vivir…en Paz

Comentarios1

  • Isis M

    Proactivo y verdaderamente comprometido tu poema, me encanto!
    saludos y abrazos, Isis M



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.