Darío Ernesto

Amado poeta eterno, Jose Angel Buesa (Fusionado)




Una plegaria al unìsono de todos los poetas,al poeta de la vida, del amor y las reflecciones, un grande sin parangon, con un estilo sublime,les invito a que seamos todos artifices y coautores del fucionado, les ruego amigos su aporte, pues me emocionan con sus comentarios poeticos, refrezcando la memoria con tan bellos versos del magistral Jose Angel Buesa.
José Ángel Buesa
POEMA DE LA DESPEDIDA
Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste... No sé si te quería...
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.
Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.
Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.
Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí...
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti.


José Ángel Buesa
POEMA DEL RENUNCIAMIENTO
Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte... y jamás lo sabrás.
Soñaré con el nácar virginal de tu frente,
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar,
soñaré con tus labios desesperadamente,
soñaré con tus besos... y jamás lo sabrás.
Quizás pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca... y jamás lo sabrás.
Yo te amaré en silencio... como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar;
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos... y jamás lo sabrás.
Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
—el tormento infinito que te debo ocultar—,
te diré sonriente: «No es nada... ha sido el viento».
Me enjugaré una lágrima... ¡y jamás lo sabrás!
Winda


ARTE POETICA
Ama tu verso, y ama sabiamente tu vida,
la estrofa que más vive, siempre es la más vivida.
Un mal verso supera la más perfecta prosa,
aunque en prosa y en verso digas la misma cosa.
Así como el exceso de virtud hace el vicio,
el exceso de arte llega a ser artificio.
Escribe de tal modo que te entienda la gente,
igual si es ignorante que si es indiferente.
Cumple la ley suprema de desdeñarlas todas,
sobre el cuerpo desnudo no envejecen las modas.
Y sobre todo, en arte y vida, sé diverso,
pues sólo así tu mente revivirá en tu verso.
JOSE ANGEL BUESA


El GRAN AMOR
José Ángel Buesa
Un gran amor, un gran amor lejano
Es algo así como la enredadera
Que no quisiera florecer en vano
Y sigue floreciendo aunque no quiera.
Un gran amor se nos acaba un día
Y es tristemente igual a un pozo seco,
Pues ya no tiene el agua que tenía
Pero le queda todavía el eco.
Y, en ese gran amor, aquel que ama
Compartirá el destino de la hoguera,
Que lo consume todo con su llama
Porque no sabe arder de otra manera.
Gisela Guillén


Es su pluma de oro de alto quilates
de la cual emanan bellos sentimientos
que hablan de un corazón enamorado
de tristes despedidas de la mitad de la vida
Supo decir adiós con el ama sangrante.
supo amar en ausencia y llorar en silencio
supo escribir al dolor de amar.


ELEGÍA NOCTURNA
Quién nos hubiera dicho que todo acabaría
como acaba en la sombra la claridad del día.
fuiste como la lluvia cayendo sobre un río,
para que fuera tuyo todo lo que era mío.
Fuiste como una lámpara que se encendió en mi vida.
Yo la soplé de pronto... pero siguió encendida.
fuiste un río ilusoriocantando en un desierto.
Y floreció la arena, como si fuera cierto.
Mi amor fue una gaviota que construyó su nido
en lo alto de un mástil. Ahora el buque se ha ido.
Ahora me envuelve un hosco silencio de campana
donde sólo resuena tu campana lejana.
Y, como un surco amargo que se negara al trigo,
ahora mi alma no sueña por no soñar contigo.
Este es otro de sus preciosos poemas.
VERELUNA


Oh...mi poeta
las ninfas adornan tu barca,
muchos amores llevas contigo
dulce y amargo, dejas en mi boca
que provoca llenar mi alma de tus versos,
oh... mi dulce poeta , un siglo se viste
de gala para traer al mundo al poeta
oh...mi dulce poeta has dejado un legado
que hoy me hace tuya poeta,
Soy la dueña de los amores guardados
del verso acertado del manantial de risas
Y llanto que en su baúl lleva el poeta,
ah.. mi querido Jose Ángel Buesa
vivo eternamente enamorada de tus letras.
Davileine Borrego


CON LA SIMPLE PALABRA
Con la simple palabra de hablar todos los días,
que es tan noble que nunca llegará a ser vulgar,
voy diciendo estas cosas que casi no son mías,
así como las playas casi no son mar.
Con la simple palabra con que se cuenta un cuento,
que es la vejez eterna de la eterna niñez,
la ilusión, como un árbol que se deshoja al viento,
muere con la esperanza de nacer otra vez.
Con simple palabra te ofrezco lo que ofreces,
amor que apenas llegas cuando te has ido ya:
Quien perfuma una rosa se equivoca dos veces,
pues la rosa se seca y el perfume se va.
Con la simple palabra que arde en su propio fuego,
siento que en mí es orgullo lo que en otro es desdén:
Las estrellas no existen en las noches del ciego,
pero, aunque él no lo sepa, lo iluminan también.
Y así, como un arroyo que se convierte en río,
y que en cada cascada se purifica más,
voy cantando este canto tan ajeno y tan mío,
con la simple palabra que no muere jamás.
JOSE ANGEL BUESA
(EL POETA DE FUEGO)


José Ángel Buesa
AMOR TARDÍO
Tardíamente, en el jardín sombrío,
tardíamente entró una mariposa,
transfigurando en alba milagrosa
el deprimente anochecer de estío.
Y, sedienta de miel y de rocío,
tardíamente en el rosal se posa,
pues ya se deshojó la última rosa
con la primera ráfaga de frío.
Y yo, que voy andando hacia el poniente,
siento llegar maravillosamente,
como esa mariposa, una ilusión;
pero en mi otoño de melancolía,
mariposa de amor, al fin del día,
qué tarde llegas a mi corazón...
Poeta romántico y enamorado,
que siempre le cantaste al amor,
al amor cercano, al amor lejano,
hoy te honramos con este homenaje.
Claudia Alhelí Castillo


Ahora que ya te fuiste, te diré que te quiero.
Ahora que no me oyes, ya no debo callar.
Tú seguirás tu vida y olvidarás primero...
Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar.
Hay un amor tranquilo que dura hasta la muerte,
y un amor tempestuoso que no puede durar.
Acaso aquella noche no quise retenerte...
y ahora estoy recordándote a la orilla del mar.
Tú, que nunca supiste lo que yo te quería,
quizás entre otros brazos lograrás olvidar...
Tal vez mires a otro, igual que a mí aquel día...
Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar.
El rumor de mi sangre va cantando tu nombre,
y el viento de la noche lo repite al pasar.
Quizás en este instante tú besas a otro hombre...
Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar...
Y yo aquí, recordándote, a la orilla del mar...
JOSE ANGEL BUESA


un gran amor lejano no se muere
pero necesita mucha agua para re garlo
pues con el calor las plantas se mueren
y el amor se seca
mariarl



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.