Rimador de tu belleza

NO MERECÍA TU TRAICIÓN


Lejos de tus brazos y cerca de la muerte

cruzo el puente de la amargura y dolor

llevando tu retrato pálido e inerte

para arrojarlo al olvido libertador.

Tú conocías de mis ciclópeas congojas

¿Por qué no valoraste mi devoto amor?

y con inquina de mi cariño te despojas

dejando en mi alma un infausto dolor.

A pesar de tu felonía te sigo amando

viviendo con el puñal fiero en mi corazón

me cuesta muchísimo seguir respirando

parece que muy pronto iré al panteón.

Recordando tu silueta inalcanzable

seguiré mi camino de pena y dolor

mi calvario es crudelísimo e insuperable

y comenzó cuando jugaste con mi amor.

Y por más que no menciones mi nombre

Siempre recordarás lo que nosotros hicimos

que fui en tu funesta vida tu mejor hombre

y que inolvidables momentos juntos vivimos.

Deseo que no sufras como estoy sufriendo hoy

y en mi sufrimiento ya te he perdonado

porque sé que camino a la muerte voy

sabiendo que como yo, nadie te ha amado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.