bonifacio

Mi padre no era pobre

Mi padre no era pobre

era angustiado

de niño era su padre

con tanta religión

que lo dejó nervioso

traumado

casi tarado

si no fuera que salvaba

por su oficio de pintor.

 

Mi padre no era pobre

o a el no le importaba

y cuando más se alteraba

pintaba una flor

llevaba ya muchos meses

tratando de terminarla

cuando le vino una crisis

de lo peor.

 

Ponga oreja señor.

 

Mi padre no era pobre

era solo depresivo

y yo no soy su hijo

soy solo un girasol.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.