Esteban Mario Couceyro

Solo el amor

El cielo recortado entre las montañas del valle

semeja un gran tajo, desangrándose en el lago.

El sol arrebolado de vientos, huye de las sombras

que ganan la noche.


Pequeñísima, vas de regreso por la senda

en tu mirada llevas la alegría del misterio

y tus manos no soportan los bolsillos

escapando en el vuelo de dos hermosos pájaros

que alborotan el profundo silencio del bosque.


Solo el amor, explica que no llegaras

perdida en ese cielo, llevada por tus manos

pájaros de maravillas en vuelo sin final.


Solo el amor y tus manos. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.