RIVAS JOSE

Quédate conmigo



Es una tarde radiante con claros reflejos de luz en tus ojos

aclarando tu rostro  para llevarte a mi mente sin pensar en el final de la tarde,

son minutos de silencio que me hacen arquear los dedos

y beso tu sonrojada mejilla extrayéndole disimuladas quimeras de amor

 


Lamento el final de la tarde y el pensar de no estar ya conmigo

susurro en tu oído dulces y tierna palabras de amor,

tus repuestas son tiernos besos que curan mi desesperación

mis brazos entrelazan tu espalda deseando parar el tiempo

 

Quédate conmigo mujer de cabellos largos color café

no miremos el reloj y deja que tus labios ondulen mi boca,

para sentir la tranquilidad y la pasión de tus tiernos besos

que me han impregnado un amor sutil y hermoso en el trayecto de esa tarde

 

La tarde cumple su trayecto y tus labios rojos pronuncian lamentos espesos y secos

no quiero partir sin ti amor mío, es frágil dulce y doloroso saber que el momento acecha,

tus largos cabellos tocan  mi rostro  en ocasiones continuas colmándome de tranquilidad

y nuestro ojos se fijan intensamente en el reloj chocando nuestros labios solo en minutos.

 

Comentarios1

  • RIVAS JOSE

    Cambio de vídeo!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.