Erickignacio

Ya no soy lo que fuimos

Fui tú amigo, tú amante, tú novio 
tú sueño, yo fui tu reflejo
fui tú paraíso y fui tú tempestad 
tú padre tú hijo.
Fuiste mi diosa y mi esclava.
Mi prehistoria quedo gradaba en tus muslos
mis lamentos en tu pecho turgente 
me pariste de nuevo mi dulce madre carnal.
Nos obsesiono tanto querido
cómplice mio,
cómplice eso fuiste, secreto
así he de llamarte. 

Me acostumbre a compartir tú piel
y ahora que eres solo mía
me agobia la idea de compromiso y monotonía
se me traban las palabras
y busco una escusa barata 
para alejarme y ser un cobarde.
Creo que hoy me puedo enamorar de tí
solo hoy, aun no es tarde.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.