arturo maldonador

CARMELA

 Tu rostro antiguo, cuando niños,

la samba que bailar, te toca,

desde mi asiento te observaba,

al escuchar la canción Brasil.  


En la clausura del cuarto año,

bailaste en el auditorio,

me sentí el único espectador,

emocionado te miraba  


Tu carita, llena de pecas,

con labios gruesos y redonda,

pronto llega a la imaginación,

sin saber del amor, te amaba.  


De ti, guardo algunos detalles,

te esperé, enfrente de la casa,

donde dormiste varias veces,

casa de Josefina y Jorge.  


No le dije nada a mi mamá,

salió y me encontró todavía,

un regaño porque ya era tarde,

mi compromiso era la escuela.  


Mientras, esperaba a mi niña,

tu nombre completo, no olvido,

Carmela, vivía en Tolimpa,

con su familia, papá y mamá.  


A veces, dormía en San Mateo,

el pueblito pegado al rancho,

pernoctas casa de Lorenzo,

siguiente día, cuentas cosas.  


Levantan chismes a mi niña,

por la edad, no las entiendo,

solo envidio mucho al amigo,

por la historia de estar contigo.  


Ibas un año, abajo de mi,

pronto cambias de residencia,

se fue mi corazón de niño,

en el ocaso, hoy te recuerdo.

EL POETA DEL AMOR. 13-07-14.

CABO SAN LUCAS, BCS. MÉXICO      

Comentarios2

  • bambam

    Hermosos esos amores de niños, tiernos, sinceros y utópicos, que hacen soltar un suspiro. Placer leerte amigo Arturo
    bambam

    • arturo maldonador

      Gracias por tu lectura
      Cada día hoy, como que al final de las estaciones, se me revelan multitud de momentos que aletean en mi mente como mariposas. Y no los puedo agarrar, menos vivir. Solo gozarme o entristecerme, y entonces la pluma aparece para escribir las perlas y rocas de la vida que vivo. Saludos.

    • boris gold

      Esos amores de allá lejos, tienen el raro privilegio de mantener siempre joven nuestra mente´
      Un abrazo

      • arturo maldonador

        Gracias Boris
        Sincronismo, hace muchas décadas, al inicio de mis estudios en agricultura, tuve un amigo temporal con tu mismo nombre.
        Me lo recordaste, y de acuerdo contigo, la mente no envejece y con mi opinión personal, me acompaña en el más allá.
        Ayer sábado comentaba que cada instante de esta vida es una página guardada, la mayor parte de las veces, no será escrita, ni saldrá a la luz, solo acumulada en el alma. Saludos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.