Araceli Vellber

A su disposicion.

  1. A su disposición.

Estoy a tu disposición.

Para recoger, esos besos que se quedan sueltos

Para recuperar, las historias viejas

Para ayudarle, a recuperar su memoria

Para dibujarle, en un papel, su sonrisa

Para recibir, los abrazos guardados.

Estoy a su disposición.

Pero a cualquier hora, día, semana, años que quiera.

En cualquier sitio o en su propia casa.

Estoy a su disposición, en cuanto llama.

Sin nada a cambio, sólo el juego de su mirada

Para aguantarle las lágrimas y guárdalas.

Para ofrecerle dos copas de vino                    

Y embriagarnos con los recuerdos y las sábanas.

Para ofrecerle a su cuerpo, mi cuerpo

A sus ojos, lo míos húmedos.

Estoy a su disposición.

También me gustaría me Usted, estuviera a mi disposición.

Para disfrutar de los ratos, cuando estemos cercanos.

Para mirarse nuestros ojos, pensando en cruzarse, para darnos con un beso

Y por qué no, o tal vez, ser capaz, de decirnos en silencio, un te quiero

O entrelazar como nudos marineros, nuestros dedos

Y sujetar la maroma en nuestro esqueleto

Así evitaremos, su salida del puerto.

Estoy a su disposición.

Si diera la coincidencia que Usted, también estuviera a la mía

Quizás, podríamos pensar en realizar esas travesías

Que empiezan siempre siendo felices, y nunca sabes cómo acaban.

Aunque casi prefiero, estar sólo a su disposición, de todos modos,

Acuérdese que mi patio es el treinta y el suyo lo grabé hace tiempo en mi memoria.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.