Poeta sin alma

Niño de la Calle

Llora el niño en la calle de hambre

su madre lo abraza queriendolo calmar,

pero no calma su debilitado llorar

que se pierde entre el gigante enjambre

 

de personas caminando en el alambre

punzocortante de la sociedad, sin pensar

que ese niño morira sin poder saciar

su alma entre tanto cochambre.

 

Su madre, lo tira al frío suelo

y esconde su verguenza en la droga

que dolor, que desconsuelo

 

siento, cuando su vicio desfoga

entre las aceras que reflejan el cielo,

la impotencia me retrae y ahoga.

 

Comentarios1

  • bambam

    Que corazón no se arruga ante tanta crueldad de la vida amigo mío y pensar que en todo el mundo existe eso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.