jaimen apolinar

FUISTE

Fuiste hielo que ardió entre sombras,

la vida que se perdió en el silencio,

más allá del círculo infame

que vistió el alma del dolor.

Fuiste presa de la libertad,

ceniza del vestigio

donde el tiempo es siervo,

y la soledad es síntesis de la mirada.

Fuiste torre del verano,

la antigua verdad del beso

oculta en el suspiro

que solo producen las manos.

Fuiste las voces y el viento,

estatua de viejas batallas,

que anidaron momentos 

descritos por la pluma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.