Diaz Valero Alejandro José

Dística Poética VII



Los rasgos que tengo
son de mi abolengo.

Tú discriminas
cuando abominas.

Siempre procura el buen abogado,
absolución para el demandado.

Condena al abyecto,
¡perfecto, perfecto!

Para correr el agua
lo mejor es la zanja.

Mi valioso acervo,
aún no lo tengo.

Debajo de una mata
cualquiera se aclimata.

cuando ácrata te veas
que el buen Dios te provea.

Las almas acrisoladas
no necesitan más nada.

Con su mirada acuosa
me dijo tantas cosas.

Como lo han adecentado
ahora es más cotizado.

Creo que Eva convenció a Adán
sin hablar, solo usó un ademán.

Las plegarias y los rezos
no requieren aderezos.

Puedo admito mi equivocación
como parte de la solución.

La edad de la adolescencia
requiere amor y paciencia.

Que daños adrede
impune no queden.

Benditas las horas
en que me edulcoras.

El árbol adusto
envidia al arbusto.

Algunas advertencias
parecen penitencias.

De lo poco que cosecho
una gran parte es afrecho.



Autor: Alejandro J. Díaz Valero 
Maracaibo, Venezuela

Comentarios2

  • LEV

    Hola mi amigo, pasando por su espacio y quise dejar mis huellas que anduve. Un besote.

  • Beatriz Blanca

    Cuántas cosas se pueden decir en dos versos, realmente sorprendente.
    Te sigo leyendo. Un abrazo. Bea.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.