Aaron Krauss

La diana con tu nombre.

Eres tú en esencia,

eres tú en apariencia,

eres tú en la diana que medespierta cada mañana

con las notas de tu nombre.

 

Se aviva en mi la sosobra de tu mirada.

Me envuelve un regosijo inesperado,

una alegría rotunda, sólo por  la tenue

presencia de tu recuerdo.

 

Tienes ese encanto de niña

en tu belleza de mujer que me aferra

a la idea de combinar tus horas con las mias

y tomar tu mano y abrazarte fuerte

y no soltarte nunca.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.