Darío Ernesto

Las calles infinitas



Darío Ernesto Muñoz Sosa
Las calles infinitas

Entre arenas espesas, mis pies esforzaron el paso
marcha lenta, tortuosa
pausado peregrinar, cada día, cada despertar
en cada noche noctambula
desvelos sin consuelo
yo que siendo un niño
un día me lance al mundo, en mis primeros pasos
desde allí se liberò el ser mío.
De los brazos de la protectora matriz
Mi pequeña madre
el tutor de mis temores y silencios
¡Oh dios!
¿Acaso tu aun me sigues, me guías?
Tu gloria resplandece aun en mi fe
como un relámpago en los extremos continentes
¡Ah mi alma, llena y colmada existe!
Siendo tu Dios mi espejo de metal donde trato de enmendar mi vida
caminos en los que como semilla, mi madre ha sembrado
ancho es esta huella, pues las tentaciones
los desaires, todo en un solo hombre llueven,
la falta de abrazos, como el árbol viejo
poco a poco del cielo, recibe los cuidados.
Carreteras que el hombre trilla
sin diferencias entre las hormigas.
Sin piedad todo a su paso
devastando, cercenando, aniquilando
¡Oh dios de paz, pone fin a tanta tragedia!
Pueblos por tu hijo benditos, hoy sus niños lloran ausencias
¡Oh Palestina he visto tu llanto!
Juntar de a poco tus efectos
sangre escarlata, sin esperanza
Lágrimas marcando surcos en las mejillas
quemando los rostros ,oh tanta tragedia
consternada esta mi alma ,mi espíritu en vuelo bajo rasante
en las calles sin destino final, 
en ellas veo angustia en maza
de que sirven los instrumentos de paz
los religiosos, tampoco dan explicaciones de la verdad
de tales genocidios,
y la tierra no tambalea
soportando ríos de vida, ríos de sangre por los caminos maldecidos
miro mis manos , con todas mis ansias,
en mi cuenta regresiva, oh dios trae fin, trae paz
intercede velozmente , antes que sucumban todos los hombres a quitarse la vida, o la guerra misma
por no soportar tanta tragedia, 
oh el oriente, hombres por miles sin empleo
deprimidos muriendo en sus intentos, de sobrevivir
abandonando el instinto de sobrevivir 
compartiendo aun sus penas de día en día.
Amen, amen, amen.

Comentarios3

  • Luna y Poesía

    Así es mi estimado Dario, fe del tamaño del grano de mostaza en cada uno de nosotros y el mundo sería otro y así te he leido amigo con esperanza y fe de que el mundo cambia cuando predomina la fe del hombre, cuando somos capaces de empezar por nosotros mismos.
    mi felicitación a ti y un abrazo enorme
    Luna

  • Poemas de Pepita Fernández

    Muy buena reflexión Darío y tan bien expresada
    Comparto en todo
    ABRAZOS ,MI QUERIDO AMIGO

    • Darío Ernesto

      Suena paradójico, bien expresado, bello tu comentario , mas en si mismo el contenido en la reflexión es tan tétrico quizás, , pero es la realidad, poco a poco estamos destruyendo la casa que nos vio nacer, pues seguimos usando papel de todas formas y para cuantiosos usos. Seguimos adornando las casas de bellas y lustradas maderas, aun en el saco de eternidad nos vestiremos con un ataúd lustroso, barnizado y prolijo, aun en todo se sigue como de costumbre. Tener fe en un cambio nos anestesia los ojos, nos da oído sordo a tanto genocidio, nos quedan de consuelo para tener empatía nuestra lágrimas, las tuyas, las mías y cantos quieran subir al tren, ¿Recuerdas la canción de las épocas de dictadura? Abrazo, AMIGA me quedo pensando en ti, sin palabras, en silencios profundos.

    • Maria Hodunok.

      Excelente Dario, que encanto es leer esta inmensa reflexión y sentir que la esperanza, puede volver a resurgir para la humanidad.
      Es un placer leerte, poeta.

      CARIÑITOS.

      • Darío Ernesto

        Amiga María del alma, tengo fe, quizás en un cambio, no en un fin del mundo, tengo fe en un creador amoroso, intuyo que el sufre por las adversidades que el hombre por el hombre sufre.
        Ve la corrupción en masa, las malas administraciónes del dinero, en su mal uso, miles de millones se invierten en vanidades, en armamentos nucleares, en enviar sondas espaciales y su mantenimiento, millones en los circos romanos del futbol, en cruceros y viajes, mas la gente olvida los bravos océanos enceguecidos por sus ebrios placeres, hoy imperan la redes de tratas, la droga y la corrupción del estado en su conjunto, aun tengo fe, soy realista, no todo cambiara, cuando miro el rio de la plata, su contaminación de efluentes de ácidos letales de las industrias, los arroyos pestilentes, pararse en puente Alsina y ver las aguas como rojizas, contaminación de las grandes urbes, torres y edificios atestados de nativos e inmigrantes creyendo en la meca y la tierra prometida, pero reina la impiedad por las noches, tengo fe, que algunas cosas pueden cambiar, buenos aires se ve tan susceptible, provincias de ARGENTINA, con minas a cielo abierto, dejando secuelas a los pobladores y sin el vital elemento, sin agua, debo decirles a mis hijos, que el mundo se enfrenta a la peor de todas las épocas, de contaminación que te imagines, el cambio climático, las radiaciones solares en san Juan, los paneles solares no son la solución dejan inhabitable la zona donde se han enclavado, mientras cierran poco a poco las escuelas agrarias, las escuelas de arte y oficios, para resumirse en cursos mediocres de un año con salida laboral, pero la cultura se pierde, los sueños de lograr se países del primer mundo, se desvanece, pues cuando ello se evidencia, los fondos buitre te amenazan con el default, detrás de todo este pacto siniestro solo existe un enemigo de la paz de todos los hombres o de un porcentaje, el inicuo un prodigo hijo apartado de la familia del creador, abismado a las huestes y con un ejército que lo acompaña tanto terrenal como angelical, creando las torpezas que en el mundo suceden guerras mundiales, guerras por el oro negro, por los hielos reservas de agua dulce, como diría un ex presidente de los argentino ,Argentina en el granero del mundo. No pretendo liderar pensamientos, solo ser libre al expresarlos Un abrazo del alma querida María del alma.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.