Martin Blythe

La Mujer De Los Viernes



 

La Mujer De Los Viernes


Suelo llegar a casa buscandote
justo en nuestras cortinas repintadas,
humeantes de la presencia cándida
de la fricción de carnes delirantes.
********************

Eres puro fuego recalcitrante
cuando tus bragas inician su acoso
degustando el sudor pudoroso
y agitado del sexo entre amantes.
La lujuria se hace pasión,
y la prisión de tus costuras
se deshace con dulce soltura,
desatando la carne de la piel;
el placer.. Todo de morena miel,
destilando tibias aguas y sales
del paladar blando (libre de males)
de tus labios profundos.

********************

Rozas tu piel erizada y encuentras
mi sudor, ojo que no parpadea..
Tu vientre es una lisa ladera
de una carne de erizados reflejos.

********************

Tus pechos son dos picos gemelos
que sin raudos afanes simétricos,
se muestran prestos y explorados
por mi voz.. mi aliento.. mi mordida.
y tu mirada perdida se pierde
entre gritos de sorpresa zurda,
y un ahogo sin privacidad alguna
solo en segundos me enciende.

********************

Es natural besar tus caderas
cuando tu respiración yace en mí;
mariposa proporcionada, sutil,
dulce manantial de firmes letras.

********************

Tus siniestras y bien torneadas melancolías
hacen de quererte una tarea sencilla,
me pierdo, te pierdes.. y justo allí..
nos perdemos, y nos encontramos de nuevo.
******************** 

Sé que sabes que me pierdo,
pero sabes que sé que te pierdes,
casi todos los viernes, con o sin permiso
del capitán de turno para ir a parar
en otro cuerpo perdido, que es el mismo
de siempre.. el mismo galpoante
que te hace temblar, 
el mismo que te busca en humeantes cortinas,
y el mismo al que sutilmente...
sin que el mundo devenga intenciones..
sueles hacer perder la cabeza
siempre con los mismos medios,
en el mismo cuerpo de todos los viernes.

********************

Derechos de Copyright©
Martin Blythe
Venezuela; 2014
 

 

Comentarios1

  • Corazón

    Felicitaciones Martín muy buen ambiente caliente como debe ser un poema que eleve la temperatura.
    Un abrazo a Ecuador.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.