guillermo moscoso

la jaula del interior

Existen cosas que estresan demasiado.

Que toda la costura personal se

incinera, las cenizas caen, como la mirada al

suelo. Párpados; funebres, sin vida,

se olvidan de resucitar.

 

Todo es ceniza. Tal cual es la sobra de

los relampagos, y los truenos caen en

la mirada. Ella; Relampago cósmico. Y

por ella el descanso del desierto, el

océano oscuro, y la mano arriba con el

corazon de vidrio.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.