Adolfo Cano

BALADA DEL AMOR INOCENTE

 

La princesa cree despertar

Al llegar su mocedad.

 

La princesa está creciendo

Entre sueños y claveles

La princesa canta alegre,

Con la luz del sol naciente.

 

La princesa se olvidó

De sus peluches y sus barbees

La princesa se entretiene

con historietas de T.V.

 

La princesa tiene héroes,

combatientes orientales

 

La princesa no imagina 

el dolor de la ausencia;

ella reza sola

desojando margaritas,

no sabe lo que cuesta

empezar la adolescencia.

 

La princesa sueña y ríe

con príncipes azules:

 

La princesa sueña el día

al príncipe que ha de llegar,

Encantado o no encantado,

Para abandonar su soledad.

 

La princesa bella duerme

Y desea despertar

por un beso en la mejilla

que un príncipe le ha de robar.

 

La princesa quiere encontrar

la zapatilla que perdió

en las manos de aquel príncipe

con quien en la noche bailó.

 

La princesa descansa y espera 

Entre nieves y enanitos

A su príncipe galán

 

La princesa aspira abrazar

Con su cabellera de trigo

al príncipe furtivo 

que la ha de rescatar

 

La princesa entona el canto

De las sirenas en el mar,

busca seducir con él al príncipe

y atraerlo a su castillo estelar.

 

La sirenita quiere ser mortal

Y anhela salir de las profundidades del mar,

Para vivir con el príncipe

En su paraíso terrenal.

 

La princesa está llorando,

Llora y llora sin consuelo,

Entre muchos sueños rotos

Y castillos derrumbados,

Hoy se ha dado cuenta 

Que paso su adolescencia

 

 

Comentarios1

  • boris gold

    Hermosos, deliciosos versos.
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.