bonifacio

Dime con quien y cuanto te calientas y te diré si es poeta

¿Alguna vez en vuestra vida os encontrasteis con un poeta acompañado de una morsa?

Ni por muy antropomorfa que haya sido

a primera vista nunca lo encontrareis ni con una morsa ni con un espécimen del planeta de los simios

siempre estará acompañado de beldades

que a la vista del mejor de los mortales deberían de dolernos los frenillos.


Y si no son de estas características

la buena compañía

el poeta preferiría para su salud mental

refugiarse en su castillo.

 

(Elemental)

 

Por ejemplo vino anoche

y a eso de las once

arribó con un chorlito

que venía obnubilada

pues recién le había oído

un poema delicado

dedicado y sensitivo

que llegó a su corazón

ella era el balcón de los suspiros

y se hallaba entregada

renunciada

a su propio sacrificio

y por sus poros exhalaba mil gemidos.

 

Su cuerpo era un grito

y se le oía algo así

clarito:

 

DESEO SER TOMADA

PENETRADA

DOMADA

AHORA MISMO.

 

Los poetas nunca llegan tan mal acompañados a las fiestas

ni los científicos

y ellas no los calientan tanto por su físico

mucho más lo hacen por su espíritu de servicio.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.