Sokolnikoff

Para que lo sepas

Procuré la paciencia, como tú la memoria

esperé tu perdón, como tú mi disculpa

quizás nunca lo creíste

pero siempre te quise.

 

Quizás algún día

te vea segura

y siquiera te hable

como aquella tarde.

 

Ojalá no lo olvides

ni nunca lo pienses

Que aquella tarde

yo lo predije.

 

Que nunca sería

y si acaso lo fuera,

que nunca verías

que yo lo quisiera.

 

Pues tú lo olvidaste

y yo te dejé,

que yo lo olvidé

y a mi me cegué.

 

Con mis propias manos

malditas de verte

creyendo que éste

quizás pueda creerte.

 

Espero y así, sea más fácil

o si no lo es

quizás más expresable, 

aquel sentimiento...

                      de soñar con amarte.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.