Gladys María Henao Cortez.

EN SUEÑO

¡Quiero conocerte¡.   

Me acorde que puedo ir a tu morada, te sorprenderé. Desesperada, tomo el vehículo que me lleve al lugar indicado; buscaré  tu dirección.  Entre papales; en plena calle de cualquier ciudad, hallaré  mi agenda,

 -¡lo encontré¡-.

Esta es mi oportunidad de dar un aventón a mi vida.  Que cosas,  -me perdí en esta  ciudad nueva para mí-. Amor, nadie sabe cuánto  suspiro, cuanto lo pienso y cuanto   te deleito. - Esta des frenada atracción-.

 Ahora  estoy cerca; ¿qué le diré?  Ya lo pensé...,

estoy aquì  para ti. 

Al verme me hará pasar a su habitación que  es tan sencillo y fresco como el viento,

Me dirá – ¿tu aquí?;

me invitara a sentarme en su cama mientras el  buscara   donde sentarse; hablaremos  pocos  y nos  observaremos  más; - es como lo imaginaba- le mirarè sus ojos  brillar de emoción, sorprendido por mí llegada, lo entenderé;  de un momento me pararè  de la cama ,  de inmediato él se parara; mi corazón y mi cuerpo me dice que me abalance hacia él, .. pues quiero sentir su cuerpo junto al mío, así quisiera estar.

He esperado este momento, queriéndonos estar tan juntos. Oh nos sentiremos tan correspondido y atraídos que daremos riendas sueltas a nuestros instinto; quiero  tener   sus labios a los míos,  quiero saber el sabor de su boca; mis manos harán un recorrido por todo su espalda, de inmediato siento  su amor correspondido hacia mí.

Empezarè a explorar sin decir palabras,

– ¿esto lo que quiero?.    

Le susurrarè al oído con frases incoherentes y  gemidos de querer su gozo , y sentir sus brazos fuertes recorrer  mi espalda hasta anhelar que soy toda tuya;  

entre caricias y caricias suaves.

–Vendrá lo más salvaje hasta sentirme  y es tremérseme  en  su cuerpo ardiente y varonil-,  

bajare mis manos de la misma forma como lo hace, lentamente decidida acariciar  lo que he querido  hacer con muchas ganas;  he  llegado a él. Todo enardecido que me provocó acariciarlo todo con mis ancías y llevarlo lentamente a mi boca  para disfrutar, saborear de diferentes maneras su sabor y  dureza.   Oh que amar y querer tan rica;  olfatear el olor natural de su fruta;

¿Te gusta?;

nos coincidimos en  saciar nuestras emociones  y placer recostándonos en aquel tapete donde  podría tomarme de esa manera...así,  sintiéndote como se llega a  el deseo,  la vibración,  el límite del éxtasis.  

!Nos volveremos a amar otra vez¡. Me marchare,  de nuevo volveré a ti cuando el sueño se halla cumplido.

 

Comentarios2

  • Mi triste soledad

    Suaves y delicadas líneas, que demuestran el placer y el erotísmo que podemos llegar a imaginar, miles de cosas que quisiera poder hacer, atreverse ya es otra historia !

    Saludos

  • bambam

    Me gustó leer tus letras
    bam,bam



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.