samsamsa

Dionisios

Sombras extrañas bailaban en los ditirambos

Mascaras de colores se vestían

Era un bacanal para honrar a Dionisios

Todo era colorido, cálido, erotico

Sensual, sexual,ilimitado .

 

Las piernas ligeras se movían en un vaivén eterno saltando soles

El mar rojo vinotinto nos exigía sumergirnos en él,

La música deliraba vibrando en los cuerpos

Las notas musicales saltaban de oído en oído de alma en alma.

 

Se ufanaban de sus glorias hasta fenecer,

Uno a uno fue cayendo

La música cesó

Los cuerpos no vibraron más,

Las piernas se hicieron pesadas,

No hubo baile

Y el vino se hizo negro

La eternidad se acabo

Y no hubo Dionisios.

 

Comentarios1

  • Raúl Daniel

    El desenfreno siempre tiene su final..



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.