AmparoIglesias

Y si hacemos la vida poesía.

Y si hacemos la vida poesía, y fingimos que tus huidas son absolutamente necesarias y exigidas por el autor para hacer mucho más esperado el reencuentro.

Vamos, que las despedidas son el acto final de un nuevo comienzo.

A ver si así logro que se me quite este nudo del estómago que huele a palomitas quemadas y se ambienta en la última fila de un cine medio vacío.

Hagamos la vida poesía.

Y que el beso diez mil sea el definitivo para que la princesa se de cuenta de que lo mal que besa el príncipe y empiece a cuestionarse su relación con el dragón.

Y contemos la vida en las páginas que usamos para hablar de unos ojos; y no hablemos nunca de amor hasta superar los cien folios en blanco.

Hagamos las vida poesía y las heridas versos.

Podría escribir sobre tu llegada. Sobre Noviembre y el verano encerrado en los meses más fríos del calendario. Y lo reviviría tan bien que podría volver a sentir tu pérdida y entonces irremediablemente, volvería a estar perdida.

Que te echo de menos en todas las formas que existen.

Desde odiar los pasos que te alejaron de mi, hasta follarme otros insomnios para evitar cerrar los ojos y que me vengas a la mente con esa manía tuya de meterte en mis sueños; adueñarte de la bajada de guardia y de párpados, y dedicarte a abrirme las piernas como si llevases toda la vida descruzando imposibles de bragas bonitas.

Pero echarte de menos hace mucho que no es sinónimo de buscarte; creo que justo el mismo tiempo que encontrarte dejó de ser la consecuencia directa de buscarte.

Hagamos de los días, poesía.

Que la esperanza no resulte tan destructiva, y que se consuma en el mismo preciso momento en que se consume el amor.

Y que cada bar sea una parada que hable de nosotros, pero con respeto. Como esas canciones en las que el amor más perjudicial se vuelve hasta tierno.

Háblame suave al oído y llámame Poesía mientras buscas entre mis piernas la forma de olvidar el pasado con saliva; llámame Verso, Lápiz o Rima, y dime que vienes a salvarme de las formas de una sociedad errante que seguía por las modas de una televisión que habla a gritos.

Llámame Letra, y dime que vienes a hacerle el amor a mis párrafos vacíos, y que te has dejado todos los puntos y finales en el otro pantalón.

Hagamos la vida poesía y a la rutina la mejor de las amantes.

Finjamos que lo único importante de hoy, es tener previsto todo mañana; y que la estabilidad es la puta particular de la calma para eso del sexo duro.

Que las sorpresas, los amores que duelen hasta hacerte escribir, los finales tan poco evidentes como bienvenidos y los precipicios en braguetas ajenas, no son apetecibles.

Disimulemos nuestro aburrimiento del mismo modo que la señora de la oficina de correos simula los orgasmos con su marido mientras comparte sus últimos años de apetito sexual  con el novio de su hija; finjamos que la vida nos interesa de la misma manera que lo hacemos cuando nuestro jefe nos vuelve a contar la historia de como hacer fortuna.

Y hagamos de la vida unos cuantos versos que dejar de herencia a todos los atrevidos que lleguen con hambre de mundo.

Digámosles con la valentía que supone siempre la sinceridad, que a veces es mucho más importante pasar por la mente de alguien, que por su cama; y que si un día te despiertas y no te encuentras el corazón, igual debes de buscarlo en otro pecho.

Vamos a hacer de todo esto una poesía, que el primer pareado hable de un encuentro, y a este le siga una pérdida; y entre medio, tengo una idea, entre medio escribimos de cuando todo se convierte en ‘’nada’’ y ‘’nada’’ sigue latiendo oxidada a las órdenes de aquello que se pierde siempre en último lugar, la esperanza.

A veces eco de gemidos.

A veces ansias de volver a contar las pecas de una nariz que solo entiende ya de tu perfume.

A veces, simplemente, lo único que se necesita para hacer un verso decente.

 

Comentarios2

  • AmparoIglesias

    Jajajajajajajaja Tráelos a todos, y disfruten!

    Que placer es recibir tus comentarios.

    • AmparoIglesias

      Andrés, mil gracias por tus palabras, como siempre son realmente bienvenidas.

      Es que la vida está llena de pequeñas cosas, y si no las hacemos grandes, que nos queda ¿verdad?

      Un saludo enorme.

      • AmparoIglesias

        Eduh, me alegra que mi despiste te haya hecho pasar por aquí jajajajaja
        Pero haya o no despiste, puedes pasar siempre, que serás gratamente bienvenido!

        Que bueno es recibir tus palabras.

        Un saludo!

      • Martin Blythe

        definitiva e irrefutablemente hermoso.. impactante.. sencillamente no tengo palabras para describir lo que encuentro dentro de tu narrativa, dentro de esa poesía que escribiste con un tinte tan similar a como lo haría Benedetti en su juventud si hubiese sido un tanto mas atrevido y un tanto menos reservón... la forma como contextualizas el entorno con lo erotico y sensual del orgasmo, del sexo que llena y sana en vez de vaciar .. es una densidad increible, tus palabras..tus rimas aleatorias... sinceramente esta obra hija de tus manos en su totalidad es una joya literaria ( a mi apreciación ) y de corazón me ha impactado leer este poema.. espero leer más de tus letras en el futuro, asi como me gustaría que leyeras de vez en cuando mis escritos.. un abrazo de corazón gran poetisa, sigue escribiendo así de hermoso, y de verdad ten la certeza de que tendrás un poeta mas leyendo tu poesía...

        PD: no creas que me enamoré jajajajajaja es solo una profunda fascinación por tus letras al rememorar a Benedetti a través de este poema... escritor que ha sido mi influencia...

        un inmenso saludo ;)

        • AmparoIglesias

          No sabes el efecto tan genial que causan tus palabras en mi!
          Y oh Benedetti, adoro todas sus letras, y que me compares con él es tan sumamente maravilloso!
          ''Si hubiese sido un tanto más atrevido y un tanto menos reservón''
          Esa frase me ha hecho reír y se ha quedado conmigo jajaja

          Es la primera vez que publico mis textos, y que hayas conseguido perderte entre mis rimas y mis letras, es un verdadero honor... A veces hacemos del orgasmo y del sexo algo tabú, alejado de la realidad, o solo usado para relatos eróticos en exclusividad, pero a mi me parece algo cotidiano, diario, y natural, y cuando la otra persona nos pone el corazón del revés, hasta mágico... tal vez por eso, como dices, contextualizo el entorno con todo ello, porque forma parte de él, aunque sea en una dimensión mucho más espiritual.

          Será un placer leerte Blythe, de hecho hoy mismo lo haré, y por supuesto que estaré encantada de que pasees tus pupilas por mis letras muy a menudo.

          Un saludo enorme.
          Amparo.

          • Martin Blythe

            de verdad soy sincero, tu forma de contextualizar aquel elemento del sexo de una forma mas espiritual ha sido bastante certero, y siiii al leerte se escucha como si fuera el mismo benedetti escribiendo, claro que él era bastante reservado y un tanto menos atrevido... me alegra que conserves esa frase para ti, para mi es un punto de honor, por supuesto me tendrás mas seguido en tu pedacito de tierra... por su puesto si me recibes, para mi es grato leerte y deleitarme del fruto de tu alma de mujer... ;) la cual me expresas que está creada sin tabúes ...
            un gran abrazo departe de este poeta :*
            me encontrarás mas seguido por aqui..
            saludos.

            "Señor, el amor jamás espera a la razón." - Jean Baptiste Racine

          • Hay 2 comentarios más



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.