Pedro Perez Vargas

Noche oscura

Me gustan las noches oscuras para escucharte en el silencio, para decirte te quiero sin pronunciar palabras, para sentir que desde el cielo me llega tu mirada, la que llega desde lejos, pero que me ilumina el alma.

Me gustan las noches oscuras para buscar tu estrella, para escuchar atento la voz de tu universo, para enviarte un beso y fingir que beso el cielo, cuando enamorado libero mis besos al viento.

Me gusta la noche oscura para recibir tu mirada, para sentir que estás parada observándome a los lejos, y saber que éste hombre, que se está haciendo viejo, contempla en el cielo la luz de su amada.

Me gustan las noches oscuras y que me ilumine tu risa, sentir la suave brisa que me entrega tus besos, aquellos a los que les escribo versos en cada noche oscura, cuando observo tu figura en una estrella lejana, despertando en mí el deseo, al que los hombres llaman ganas.

Me gustan las noches oscuras y observar el universo, soñar que a ti te beso al ver una estrella fugaz, que te hago el amor en paz cuando veo las estrellas, que poseo la mujer más bella en una galaxia lejanas, que allá en el firmamento, nuestro amor tiene su cama, donde cada noche, te hago el amor sin derroche.

Me gustan las noches oscuras, y lo que más me gusta es el silencio, que me dice te quiero, que te dice te extraño,  que a pesar de los años que han alejado tu estrella, puedo ver la doncella que una noche oscura, bajo la Luz de luna me entregó su primer beso.

Me gustan las noches oscuras para saber que te tengo, que sólo estás ahí,  en el cielo lejano, que soy el único humano a quien le iluminas la vida, sanando así mis heridas con un rayo de luz, por lo que con mis brazos te hago cruz en cada noche oscura, para decirle al cielo que te amo con locura...

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.