Raul Gonzaga

Mi justificación

Hoy dedico el más puro sentimiento,

Un auténtico e infinito fervor,

A quien acabó un inmenso dolor

Que yo vivía en aquellos momentos;

 

A esa mujer que llegó como el viento,

Y como el viento, después se marchó;

 Otra aventura fugaz encontró,

Que le otorgó un destino muy adverso;

 

Sin embargo, siempre estará presente,

Dentro, muy dentro de mi corazón;

Que aunque se encuentre ahora como ausente

 

Está presente, cual bella ilusión;

Vino a mostrarme, con su ánimo ardiente,

De la vida, mi justificación…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Llegar a cierta edad no te impide seguir escribiendo al amor, aunque como un grato recuerdo, si es apasionado; como universal sensación, si es del presente; como último fin, si es una aspiración; pero siempre se le canta y se le canta con entusiasmo porque su sola evocación te da la armonía necesaria para seguir por el camino en paz y feliz...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.