Raúl Daniel

Plataforma Diecinueve


AVISO DE AUSENCIA DE Raúl Daniel
Estimados amigos de Poema del Alma: Debido a vicisitudes muy extensas de relatar me vi alejado de la página, hoy intento regresar, paulatinamente iré subiendo algunos poemas que ya publiqué, por lo que les pido paciencia, pues es por ahora todo lo que puedo hacer, gracias por vuestra comprensión.


Plataforma Diecinueve

 

I

Como una fotografía

vuelve otra vez el recuerdo

a instalarse en mi memoria,

la más reciente historia...

la última despedida.

 

Plataforma diecinueve,

un coche internacional

parte hacia Buenos Aires...

(en Asunción no hay mar)...

afuera muy fuerte llueve...

(tenía los ojos verdes

que a veces suelen cambiar)...

¡Oh mi Dios, si Tú me dieras

otra oportunidad para amar!

 

II

Hace ya unos cuatro años

me fui hacia las tres fronteras

(le pedí que me siguiera

y no la supe esperar);

tenía los ojos grises...

me quiso y también la quise,

pero me fui y la dejé...

¡hasta hoy pregunto: ¿Por qué...?!

¡O mi Dios si Tú me dieras

otra ocasión para amar!

 

III

Una pequeña morena

quiso en mis brazos quedar,

¡tan jovencita!, ¡qué pena!,

no me quise enamorar...

¡tan sólo catorce años...!

pensé que le haría daño,

y, el candor de sus amores

de tiernos ojos marrones,

opté por abandonar...

¡Oh, mi Dios, si Tú me dieras

otra ocasión para amar!

 

IV

Antes de estar divorciado

tenía un hogar dichoso

y no me faltaba nada:

Una esposa enamorada,

hijos, bienes y placer...

pero es lejano ese ayer

feliz de hombre casado,

y en el balance (penoso),

sólo atino a implorar:

¡Oh, mi Dios, si Tú me dieras,

otra vez, a quien amar!

 

Andenes, puertos, fronteras...

caminos en que se alejan

los recuerdos y las penas...

las mujeres que tuviera...

 

Mirtha, Daniela, Raquel...

Miryam, Rosita, Graciela...

Nimia, Olga, Isabel...

(las demás no nombraré,

sólo es lista de fracasos,

¡un botón sirve de muestra!)

  

¡Oh, mi Dios, sólo otra vez

entrégame una mujer

para tener en mis brazos...

quiero volverlo a intentar,

tal vez aprendí la lección...

tal vez... ¡aprendí a amar!

Comentarios1

  • Hugo Emilio Ocanto

    Sí, pasa el tiempo poeta, pero el amor siempre existe, si lo sabrás tú, que con tus palabras en poemas, vives amando.
    Muy buen poema.
    Me imagino lo ocupado estás, buscando ese poema para tu amigo.
    Mi saludo, un abrazo, poeta.
    Hugo Emilio.

    • Raúl Daniel

      Ya encontré el poema.. luego te lo mando.. no fue con eso, con lo que estuve muy ocupado es en reparar mis dos computadoras que estaban con virus y en una ya la cosa estaba grave, pues son mi herramienta de trabajo, pasé dos días en mantenimiento (yo mismo hago el trabajo, también produzco la "mercadería" y la salgo a vender, solo tengo una empleada que me ayuda y falta la mitad de los días, pero no la puedo dejar porque a ella la he instruido por años, y, si tomo otra, voy a demorar años en "acondicionarla" para lo complejo de las tareas que realizamos, así qué ¡yo doy misa!, ¡repico las campanas! y ¡salgo a predicar por las casas y en la calle!)
      Gracias por tu comentario!
      Un abrazo..
      R_D



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.