chilango142

Diosa

¡¿Con qué derecho se mete en mis sueños?!

¿Por qué insiste en mostrarse tan radiante?

¿Qué no mira que me tiene indefenso,

con ganas impacientes de adorarle?

 

Brilla un cometa en su oscuro cabello,

mis ojos deslumbrados por su ser;

no es mi culpa sentirme cautivado:

¡Es Diosa disfrazada de mujer!

 

Pretenderla sería un imposible,

sólo me atrevo a pensarla en mis sueños;

me invento cobijado por sus alas

y me siento invensible cual guerrero.

 

Me imagino arullado entre sus labios

y encantado la contemplo en el cielo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.