Juan Manuel Hernández.

BLANCA MUJER.



Blanca mujer.

 

 

Si me preguntais que poder o privilegio

deseo tener, olvidaría todo trono y todo

tesoro que obtener, solo pediría ver tus

inmensos ojos café. Ver las curvas de tus

labios moverse al hablarme, sentir tu respiración

cerca de mi, ver su blanca piel acercarse

cada vez, y en resumidas cuentas, te quiero

a ti, blanca mujer...

 

 

Tú, blanca mujer, más hermosa que el amanecer,

Tú, siempre hermosa princesa del Edén, que siempre

tendrás el amor de muchos a tus pies...

 

Tú, blanca mujer, que dejas tu rastro por donde

estés. Tú, blanca mujer, que dejas en el aire tu dulce

aroma, porque tu, eres de las flores la más hermosa.

 

Tu mirada es letal, entra en la mente de los demás,

prohibiendo que tengan algo más en qué pensar.

Tu dulce voz, que cautiva nuestros oídos y nos lleva

a dulcemente soñar, que provoca que sinfonías dulces

podamos siempre escuchar...

 

 

Tu rostro, tallado por la misma afrodita,

diosa de la belleza y la pasión. Tu cuerpo,

Silueta tan bella como luz de luna, Tu mirada,

Arma mortal que a todos logra cautivar, y tu

forma de ser, que definitivamente logra enamorar.

 

En el castillo de los sueños, en el mundo de fantasías,

donde el miedo no es opción, donde el fracaso pierde,

y donde no existe el dolor, eres tu la reina,

la que logra mandar en un mundo de amor,

Donde el propósito de tus fieles peones, es luchar

por cuidar tu corazón, y con mucha ilusión

obtener una parte deseada de tu amor...

El mundo sonríe ante ti, fue creado para ti,

Donde tu amor a veces grita, ¡Liberadme!

Porque no se da cuenta, que la vida es su hogar,

y ningún falso profeta, a ti te podría engañar.

 

Reina mía, es un honor conocer una dama

tan hermosa y ejemplar, y así como muchos,

sentado en las puertas de tu reino, cuidando

tu vida, esperando que con una sonrisa me

digas, ''Podeis entrar''

Reina danzarina, el mundo es tu escenario,

donde siempre podrás libre bailar.

 

Juan Manuel Hernández.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.