Quetzalli

[DIAS]


Lunes:
largos, aburridos, eres vano, te pienso pero en mi inestable universo no existes (excepto hoy, 16 de junio)

Martes:
comienza a dolerme el pecho, el corazón se exalta, me alejo del papel y del tintero, no voy a recordarte, no hoy, no lo mereces.


Miércoles:
¡Te extraño! Hace ya varios ayeres tu solías venir este día, a la mitad de la semana y mi alma estaba en dos (como ahora) una parte aquí, saltando de alegría pensando que venias, la otra iba por ti y te traía conmigo… Cuando te ibas mi alma de nuevo estaba completa, pero no se quedaba aquí, te acompañaba y dormía contigo.  ¡Regresa! O por lo menos ten la decencia de devolverme el alma.


Jueves:
5:00 am, otro día, te pienso y se me dibuja una sonrisa
6:00,7:00 am Este encierro; aunque es un asco me entretiene, una risa acá, problemas allá, regaños frente a mí, materias interesantes, horas vagas y perdidas… las primeras horas pasan de largo, entre las clases no te pienso tanto y aun así, en mis cuadernos está garabateado tu nombre  todo es sencillo…
12:00,1:00, 2:00 pm Recorro el trayecto a casa; ahí, donde sé que no voy a encontrarte, en una parada de autobús, allá a lo lejos veo un árbol, tu árbol, mi árbol nuestro árbol,
 3:00,4:00,5:00,6:00 pm  y nada… no hay rastro de ti, ni siquiera entre comidas amargas,
7:00, 8:00, 9:00, 10:00 pm Probablemente las horas más largas, tus horas de visita y la hora de tú partida, una o dos tazas de café ayudarían pero cualquier taza tiene el color de tus lunares.
11:00  - 12:00 am ya es viernes….


Viernes:
4:00 am...

Tengo esa nauseabunda voz en la cabeza que solo se limita a repetirme tu nombre...
No creo que vaya a callarse por lo menos en las próximas 24 horas y es que es viernes; El último día que te vi también era viernes...
Y yo te abrace porque sabía que después de ese día ibas a irte

¿Cómo la sabia?; Bueno, la voz de ahora me lo dijo aquella noche.


Sábado:
Nada bueno, nada malo, nada particular..  Parece no tener importancia este día de la semana, te pienso solo a momentos pero evito a toda costa marcar el sábado como un día para denotar tu existencia


Domingo:
Existen tantas cosas que me recuerdan a ti...
El café y las canciones tristes, los días nublados y la lluvia.. 
Los domingos perfectos en la habitación y las películas que disfrutamos mientras se escondía el sol. 
Morder tus manos, besar tus labios, abrazarte y acariciar tu espalda. 
Un beso en el semáforo que nunca sucedió. The Beatles, guitarras y lunares. Los planes que nunca cumplimos y las promesas que rompimos. El eterno retorno que al parecer ya terminó.
Mis domingos perfectos, los domingos de un suicida.

Comentarios2

  • Ayeres

    El cierre fué como una explosión ..Y sí , pude identificarme hace ya tanto tiempo...Saludos

  • bambam

    Magnífica reflexión sobre la semana, un diario de tu vida
    bambam



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.