Nerea Acosta

EL SUEÑO SE HA DORMIDO

  

 

Mi sueño se ha dormido,

cansado ya, no soportaba más la vigilia de la espera.

Enclavados a mis ojos se aferran los recuerdos

de imágenes que ahora  comprendo,

eran sólo el resultado de mis delirios insomnes.

Perdida está mi causa por esta ciudad por la que vago sin vida.

Las calles de fantasía que no tienen salida,

siguen siendo las mismas por las que tanto he transitado.

Los silencios ya no me dicen nada, son solo silencio.

 No pronuncian mi nombre y ahora se, que nunca lo han mencionado.

Voces que siempre han sido  mudas, solo eran viento,

 yo las coloreaba pensando que lamentabas mi ausencia…

llamándome en un lamento.

Ya no hay camino de nubes, sólo se encuentran escombros,

suelo intangible que soporta  frustraciones,

que voy cargando sin fuerza sobre mis hombros.

Los incendios que pedía que inflamaran nuestros cuerpos,

son cenizas de los sueños que ahora, sin ti yacen muertos.

Los  ríos que tantas veces calmaron mi sed, están secos.

Los manantiales agotados de manar,

se han convertido en barro y estériles juncos.

Las fantasías, cansadas, sólo piden dormir ahora.

Mañana, cuando la claridad de nuevo asome,

             estaré preparada para despertar y dejar dormir al sueño.          

 

Comentarios2

  • Lincol

    Lindas letras escritas con ternura y armonía. Seguro que mañana al comenzar el alba estarás optimista a comenzar un nuevo sueño, un sueño que vaya de la mano contigo, en donde las esperas y nostalgias se habrán ido definitivamente.

    UN placer leerte poetisa.

  • Nerea Acosta

    Bonitas palabras las tuyas. Siempre hay un amanecer que nos reporta nuevas ilusiones. No obstante, la nostalgia nos hace sentir vivos, el alma necesita convulsionar, no sólo con alegrías. El dolor en la mayoría de los casos, produce mas bellas letras.
    Muchísimas gracias por leer mis letras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.