Quetzalli

Terapia taciturna [70]

No tenía líneas preparadas para esto…

Mis dedos se han quedado mudos y eso me afecta… no por ti,
Sino por saber que la cafeína que segregaba tu mirada, ahora es parte del insomnio de alguien más,
Recuerdo marcar los primeros días de cada mes en el calendario hasta llegar a noviembre y comenzar otra vez,
Ahora le corresponde marcar los días, pídele que incluya el día que te conoció y que incluya todas la primeras veces que hagan cualquier cosa
Y respóndete algunas cosas…
¿Ya comenzó a contar tus lunares?
¿Ya te dijo que tus colores marrones, café y canela la vuelven loca? 
¿Ya te dijo de todo con una sola hoja de papel?
¿Ya te ha dedicado las canciones que te gustan?
¿Sabe que al despertarte abres primero el ojo izquierdo?
¿Te ha visto llorar, reír, cantar, gritar y golpear la pared, todo en un solo día?
¿Ya sabe que no puede morderte la cadera del lado derecho porque no lo soportas?
¿Ya sabe que mientras duermes te despiertas de repente y tu corazón está exaltado?
¿Te ha visto sin arreglar y te ha dicho entre burlas ‘’Me dan ganas de bañarte’’?
¿Le has contado de tu vértigo a los juegos mecánicos?
¿Sabe que tu mal humor desaparece al posar la palma en tu mejilla?
¿Tiene conocimiento del último regalo que te di? ¿O tú lo recuerdas al menos?
¿Sabe que te di de todo y que todo incluía libertad?
¿Ya noto que si le pones atención a algo tus pupilas se dilatan y juegas la lengua en los labios?
¿Sabe que tienes el sueño ligero? ¿Qué no puede ir a tu habitación de ‘’sorpresa’’ porque despiertas al instante?
¿Ya sabe que te matan los rasguños en la espalda?
¿Sabe que bailas y cantas frente al espejo cuando te estas arreglando?
¿Tiene las palabras adecuadas para describir la alucinación que causan los lunares de tu cuello y de tu pecho?
¿Sabe que escuchas una canción repetidas veces porque así es como te sientes en el momento?
¿Sabe prepárate una taza de café como te gusta?
Hay otras cosas (cosas secretas) que te aseguro aún no conoce.
Cariño… puedo casi jurarte que ella te conoce solo en parte y hará falta más de una vida para que ella note todas las cosas que yo noté desde que te vi frente a mí y no querías levantar la mirada,
No la culpo por haberse enamorado de ti, ni a ti por haberte enamorado de ella
Se feliz en esta vida,  yo lo voy a ser en las siguientes, en las que no te pertenezcan.

Con esto te dejo una promesa, no tendrás más letras antes del onceavo mes y si todo sale bien, el onceavo mes tampoco voy a escribirte, ni los meses siguientes. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.