Carlos Manuel Larrea

Así te ves mejor, crucificado...

Alfredo Placencia fue un poeta y sacerdote mexicano nacido el 15 de septiembre de 1875 y fallecido el 20 de mayo de 1930. Mientras estudiaba en el Seminario Conciliar de San José, se dedicó a vender periódicos. Durante las tres décadas que ofició como sacerdote, a menudo tuvo enfrentamientos con la Iglesia, y fue desterrado dos veces. Su vida religiosa no fue muy satisfactoria para él, y encontró su verdadero refugio en la Poesía. La Revolución Mexicana, de la que fue contemporáneo y que se llevó la vida de su hermano, aparece en sus escritos aunque no participó activamente de ella. En 1920, tuvo un hijo, que llevó el apellido de su madre para evitar más problemas con sus superiores; a él le dedicó el poema titulado "Ad altare".
Es común encontrar su nombre junto a la etiqueta de poeta religioso, aunque esto no refleja con justicia la obra de este innovador escritor. En sus 260 poemas, se mezcla una visión tan cercana de la religión que roza lo blasfemo con una profundidad capaz de evocar los sentimientos más profundos, sin convertirse en inaccesible para quienes no puedan atravesar su superficie. Algunos de sus poemarios destacados son "El libro de Dios" y "El paso del dolor".

 


Lee todo en: Alfredo Placencia - Poemas de Alfredo Placencia http://www.poemas-del-alma.com/alfredo-placencia.htm#ixzz342GVoh8n

   

Alfredo Placencia

 

Ciego Dios

 



Así te ves mejor, crucificado.
Bien quisieras herir, pero no puedes.
Quien acertó a ponerte en ese estado
no hizo cosa mejor. Que así te quedes.

Dices que quien tal hizo estaba ciego.
No lo digas; eso es un desatino.
¿Cómo es que dio con el camino luego,
si los ciegos no dan con el camino?...

Convén mejor en que ni ciego era,
ni fue la causa de tu afrenta suya.
¡Qué maldad, ni qué error, ni qué ceguera!.
Tu amor lo quiso y la ceguera es tuya.

¡Cuánto tiempo hace ya, Ciego adorado,
que me llamas, y corro y nunca llego!...
Si es tan sólo el amor quien te ha cegado,
ciégame a mí también, quiero estar ciego.


Lee todo en: Ciego Dios - Poemas de Alfredo Placencia http://www.poemas-del-alma.com/alfredo-placencia-ciego-dios.htm#ixzz342IF3Qaw

Comentarios3

  • bambam

    En este mundo habémos de todo; como en botica
    no todos pensamos igual, que sería de nosotros
    si así fuera.
    Gusto leerte amigo Carlos
    bambam

  • Carlos Manuel Larrea

    Al poner este poema pensé que te gustaría.

    Que pases un buen día, estimado Bambam.

    Saludos

    Carlos

  • Luzbelito

    No creo en absoluto que el poema sea una blasfemia. Tal vez, eso de dependerá de quien lo lea. Debo decir que me siento bastante alineado con el pensar y sentir que expresa este poeta a través de su escrito. Por pensar algo parecido a esto alguien alguna vez me dijo, que eso solo se debía a mi falta de fe. Yo solamente creo y tengo fe que el amor entre los seres humanos es lo único que puede salvarnos. Luego, que cada uno le ponga a eso el nombre que mas le guste. Interesante y valiente afrenta implica tomar postura sobre este poema. Bendita sea, la libertad del pensamiento. Un gran abrazo Carlos. Me ha gustado de sobre manera esta poesía.


    Luzbelito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.