jesusmoreno

La pasion y el dolor de un amigo que vivio hace más de un siglo...

 

Pobre Pablito, pobre, pobre, pobre Pablito…

¿Quién es Pablito? Yo soy Pablito…

Tengo una Matilde,

Tengo una Mamá,

Y tengo, vaya que tengo un Rimbaud en quien pensar, por quien soñar.

Dormitado me quede frente a una taza de té,

Escuchando melodías, pintando tu silueta con un lápiz que encontré.

Duérmete niño me dice en sueños mi mamá,

!Alcánzame caballero, poeta de mis pensamientos!

Escucho después que grita una vocecilla chillona que no quiere callar.

Y ahora, mi Rimbaud, en silencio me espera detrás de un coche, tirado por caballos negros; sosteniendo una copa de ron.

Vamos, hasta Londres, hasta parís, y Bouillon, en una casita de gruesos maderos y paredes blancas, hagamos el amor.

Vivamos de nuevo una temporada en el infierno, vivamos de nuevo buscando el amanecer, el ruido del mar, y nueva forma de amar.

Sin conocer el camino, echemos a andar.

Comentarios1

  • kavanarudén

    Querido poeta y paisano.
    Hermoso recuerdo de Paul Verlaine (Príncipe de los Poetas).
    Me hiciste recordar lo leìdo de esa época lejana.
    Su amor prohibido con Arthur Rimbaud, su vida libre, su ilusión, su poesía. Uno de los "poetas malditos".....
    Un gusto siempre leerte.
    Tu amigo en la distancia

    Kavi

    • jesusmoreno

      agradable saber que sabes de esos queridos personajes de la historia de la poesia.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.