Oscar Perez

Encuéntrame

Encuéntrame

 

Encuéntrame cuando por fin te recuperes,

cuando sepas quién eres y qué quieres de esta vida,

cuando halles al final de los recuerdos mi pasado,

mi lágrima y mi adiós, que por mi parte aún no terminan,

encuéntrame cuando no tengas más remedio,

cuando al final de tus historias sigas triste

o solo o ya feliz, pero sin mi alma,

sin mi miseria ni mi amor, esos que fueron

tuyos desde el día en que nos vimos,

nuestros desde el mar de tus angustias

y sólo míos ya desde la hora de tu huída.

Encuéntrame en la sal de tus almohadas,

en el bolsillo de tu voz, donde mi nombre

como un viejo billete aún espera a que lo extiendas,

a que cambies con él toda una vida de silencio

por un sólo atardecer entre los dos y sin palabras,

allí, donde tu piel guarda mis besos,

tus huesos, mi calor, y tus cabellos

la masa gris y roja de tus mejores añoranzas.

Encuéntrame en la cruz de tus dolores,

en esa flor de tu esperanza, en aquel banco

que en esa plaza los abuelos aún entibian,

mientras los guardias amedrentan a los niños

y a las palomas, más no así a los delincuentes,

menos al lábil traficante ni a las putas

con las que parten ya cumplida su jornada.

Encuéntrame en la ley del jubilado,

en viejos titulares de mi muerte eterna,

en la entrevista a fondo con tus dudas,

en el documental de tus ausencias,

en la foto exclusiva de tus sueños,

en donde un manantial llega a mi boca

y un hilo del color de tus desvelos,

y un goterón de sangre de mis propios precipicios.

Encuéntrame en el lunes, mientras vuelves

a tu trabajo en la filial de los esclavos,

en la rutina de los martes, cuando aprendes

que es otro día más de otra semana, de otra vida

que dejas transcurrir hasta que el miércoles te aturde,

hasta que el jueves te libera como el pinchazo en un gran globo

que suelta al porvenir hasta ese viernes tu energía,

encuéntrame en el sábado en que aún te quede tiempo

para volver a casa, al corazón y a ser honesto,

en el domingo encuéntrame, que el cielo

al menos ese día nos permite un escrutinio,

un viaje bajo el sol, un fiel descanso

en que las lágrimas parecen testimonios

y la justicia del amor las oye

ya con ninguna venda pues sabe bien lo que nos pasa.

Encuéntrame, por fin, en tus regresos,

en tu propia confesión frente a tu espejo,

este yo soy, dirás, este el que busco,

y aquel, o sea yo, el que en verdad sé que me amaba.

Entonces sin perder otro segundo,

encuéntrame y recuerda que me adoras,

que juntos nos halló, feliz, la vida

y juntos nos dejó en la sombra nuestro olvido.

Encuéntrame y entonces, como en la primera noche,

podremos descubrir lo que ha pasado,

lo que somos, lo que falta, lo que hallamos

el uno allí en el otro y ambos en conjunto,

entonces volveré a mi propio nombre,

entonces he de ver de nuevo que yo existo,

que nunca me perdí, que sólo necesitaba

de tu voz para encontrarme, para ser contigo

lo que merecemos y entonces

no volver a perder tiempo en extrañarnos

y menos en fallarnos, como en esta noche

en que te busco y ni siquiera fugazmente

en mi corazón puedo encontrarte

y perdonar por fin que nos perdamos sin sentido.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

31 05 14

Comentarios2

  • JADE FENIX

    Uufff cuanto reproche.
    Muy bueno.
    Un fuerte abrazo.

    • Oscar Perez

      Abrazos, Jade, saludos.-

    • bambam

      Estupendas letras amigo Oscar
      abrazo
      bambam

      • Oscar Perez

        Abrazos de vuelta, Bambam, saludos.-



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.