Tinta de Sangre

Tu virginidad

Eres virgen cuando me tocas,

cuando tu aroma es diferente

y luces como una flor

que distinta se abre

al roce de mis manos,

 

eres virgen cuando el hábito que ofreces

cada día me conmueve,

con esa sabiduría

que sólo da la inocencia,

 

eres virgen cuando frente a mí te desnudas,

y tu desnudo es un temblor

que mis labios sedientos

sujetan sin mediar palabra,

y yo soy la geografía que descubres,

entre lo erótico y lo moral.

 

¡Un privilegio el que sientas

mi piel sin importar lo que hagas,

y que te creas tú misma

y que no me quieras dejar!

 

Eres virgen cuando me

sientes y te mantienes,

lo eres en la hondura de mi mirada,

porque el mundo que escondes

tus dedos lo liberan,

porque no dejas de llegar a mí

desde tus horas tempranas,

 

y entonces el preludio de tu voz

no merma en mi suspiro,

¡deseas amarme!, lo sé,

¡no te detengas!, te lo pido,

tu sentido latir es a mis letras ...

 

¡eres virgen!,

eres ese momento sublime,

delicado,

divino,

en que me sabes tuyo

cubriéndome con el lazo de tus ojos,

 

¡eres virgen!,

tú me enseñas a recorrerte cada instante,

tú me pierdes en tu deseo de mostrarme,

tú me habitas con un pensamiento echado al cielo.

 

Tu virginidad puedo sentir

como una sola rosa en mi jardín,

como esa cicatriz que murmura

y que tú enciendes,

tú que me das un nombre nuevo

cada vez que me amas,

 

que la luna nos mira,

que nos encuentra el viento,

que el sol nos cela

cuando el insomnio nos llega al alma,

que en caricias y en besos

tú eres el agua

y yo TE QUIERO.

 

¡Eres virgen!,

tu virginidad no tiene miedo a perder,

mi virginidad no desea ganar.

 

T de S

MRGC

Namaste



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.