Pedro Perez Vargas

Adiós...

Silencio amor, por favor, no digas nada
Márchate callada, sin decir adiós
No mires atrás, no cambie la mirada
La soledad habrá de abrazarnos a los dos

En la distancia, un nuevo día te espera,
Un nuevo sol habrá de calentar tu alma
Yo, quedaré callado, como la mar en calma
Sin dejar escapar mi agonía, que desespera

Allá, a lo lejos, donde existen otros vientos…
Hacia allá gritaré fuerte, pronunciando tu nombre
En el viento habrá de llegarte el llanto del hombre
Que al marcharte tan lejos, le robaste el aliento

Durante la noche oscura, te iluminará una estrella
Y, la luna llena, cantará para ti en tu ventana
Al amanecer,  el nuevo alba de cada mañana,
Te besará en la frente, dejando estampada su huella

Márchate, y en tu equipaje, llévate mis poemas,
Mi voz quedará silenciada y mis manos quietas
Mi corazón quedará en invierno, y dormirá una siesta
Sumergido en un sueño profundo, agobiado de pena

El tiempo pasará, y no sé si con él, llegará el olvido
Sé que será larga tu ausencia e interminable mi  pena
Yo quedaré condenado a extrañarte, esa será mi condena
Añorando los hermosos momentos que contigo he vivido

Adiós.....

Comentarios1

  • DIAGO

    Es tan dificil decir adiós, tanto como para el que lo dice, como para el que lo recibe, a veces es mejor no decir nada o simplemente dejar al tiempo que cure las heridas que deja un adiós, pues deja mucho dolor, no son fáciles las despedidas y menos cuando se ha amado.
    Saludos de Diago



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.