Ludvaldo

SONETO A LA REINA DE LA BELLEZA

Reina de la hermosura, que en Helena,
si viviera, causaras fuertes celos,
échente a ti de diosas grandes duelos
como ese en el que Paris la hizo buena.  

 

Emperatriz del garbo, el tuyo llena
a muchas de pelusa, pues modelos
de gracia se creyeron, y en sus pelos
se echan ceniza al verte, por la pena.

Monarca que del justo priviliegio

disfrutas de humillar a la mañana

pues portas del olímpico colegio

 

femenino el bastón de soberana,
mucha pobre mujer de encanto regio
por tu culpa se hará republicana.

 

Osvaldo de Luis



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.