Maury Zambrano

Es hora de decir adiós

¿Por qué ahora cuando decidí

quererte siempre y siempre estar allí?

¿Por qué eres tú quien se quiere alejar

si había decidido este barco abordar?

¿Por qué si antes fui yo quien se quiso ir

me dices tú ahora que debes partir?


No puedo entender pues no me das explicaciones,

rompiendo por segunda vez mis ilusiones.

Tal vez otra mujer debas buscar;

alguien que esté contigo sin que la quieras dejar.


Por eso me voy también, quedándote tú

libre para vivir como quieres: a plenitud.

Sin miedo a ocultar ningún secreto,

pues me iré sin preguntar por qué lo has hecho.

Y así sentirás tranquilidad,

sin nadie, como yo, queriendo saber la verdad.


Lo siento si creíste que como amiga me quedaría;

con esto me impulsas una vez más a la vía.

Sin volver el rostro por el camino me muevo

con rabia y dolor, alejándome de nuevo.


Solitaria me quedo porque juntos no podemos estar.

Hay decisiones que a tiempo se deben tomar.


Valió la pena y el esfuerzo conocerte.

Ahora sé "perfectamente" cómo vivir mi suerte.

Por hoy es momento de no vernos más;

y si es de Dios la voluntad de no encontrarnos jamás

sólo me queda entonces desearte en tu vida lo mejor,

esperando algún día encuentres el verdadero amor.


Y ya para finalizar estas palabras que no tienen voz

te diré, con lágrimas en los ojos, adiós.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.