Emmanuel Sagaón

Mi Lasitud y Tu Libertad...

Hoy se que eres feliz… así…

Si, así, sufriendo y rogando…

Dando tiempo tras tiempo y

Esperando que te regale su lastima.

 

Te dices enamorada…

Pero creo que más bien, es capricho,

Ó, ¿se te ha vuelto costumbre

que controle tu vida, tus amigos, tu todo?

 

Con este preámbulo ya no lo puedo ocultar,

Mi lasitud cada vez es más pesada,

difícil de manejar en la espera

y la decisión de dejarte partir.

 

¡No hay arrepentimiento, ni remordimiento!

Deje y entregue todo por ti… sin miramientos.

Perdí mi tiempo, dignidad, pasión,

orgullo, AMOR y todo mi esfuerzo.

 

Me vez como escaezco

Por tu decisión y desdén a mi cariño,

A mi AMOR sincero y fiel…

Estoy cansado…

 

No por ti, no por luchar,

Si no, por no dormir, por escribir

Versos que no llegan a tu corazón,

Parece marchito, muerto… ¡No responde!

 

Lo ha matado ese… “tu amor”…

Pues ya no sientes nada por nadie.

No tienes ese brillo en tu mirada

Que nace cuando te apartas de el.

 

¡Sufre como quieras!, ¡Se feliz!

Así, llorando, desdichada y suplicando,

Sigue con tu angustia y ese palpito

De tu corazón por no confiar mas en el…

 

¡Sufre como quireas!, ¡Se feliz!

¡Sufre como quieras pero se feliz!

Yo sufrire como quiero...

¡Sufrire viendote feliz!...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.