han433

sin nombre

Temeroso y cauteloso vibra mi corazón,

Temblando al ver tus dulces ojos negros,

Torpe, y esquivo de tus mirabas risueñas,

Indefenso, de tu magia y esencia natural.

 

Intentando vana e inútilmente, no perderse

Ante la tímida sonrisa de un bello ángel;

Un diablillo caído por la luz de tu sonrisa;

Que blasfemia, pero que alegría irradias.

 

Como alejarme del camino peligroso

Que es saberte, verte, oírte y sentirte;

Entenderte, maravillarme, admirarme y

Casual por un instante mirarte con ternura.

Comentarios1

  • mariarl

    bello tu verso



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.