Mateo Najera

Sonriente escena de un final trágico

Hoy te vi, temblaron mis fantasmas

sentí eco en los recuerdos

el silencio se apago, el frio acaricio el entorno

escuche tus palabras retumbar en mi pecho

-¿tus palabras o las mías?  

se cruzaron los silencios, las miradas buscaban desembarco 

se encendió el mundo, mi pulso se radicaba en mis manos

te perdí, tu silueta era presa de la gente

-pero-  

hoy te vi...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.