Isabel Paz Erazo

LA NOCHE



Cayo la noche en el

Jardín de nuestra casa,

Surgiendo un lamento

Que trapaza a mí

Corazón como una lanza.

Desde que tú no estás,

La noche me ha convertido

En una flor sin luz ni calor,

En una hoja seca, cuan viento

Asecha y la lleva donde quiera.

La noche, pálida y silenciosa,

Me llena de recuerdos que me

Dan  angustia y sufrimiento,

Quisiera arrancarme el corazón

Y dejarlo olvidado en algún rincón.

Cierro mis ojos y te siento cerca,

Pero la noche aun sigue latente

En mi; alzo mis manos al cielo

Para no pensar que te perdí.

La noche pálida t silenciosa,

Me tiene atada a tu amor y la

Espera de un nuevo amanecer.

 

 

 

Comentarios1

  • joaquin Méndez

    Triste pero muy bello.
    La espera siempre se hace...tan larga...
    Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.