Naomi007

-Es tu herida la mía-

Yo no sabría que decirte,

tomaría tu mano...

como esa vieja vez,

te miraría a los ojos,

y te abrazaría...

Daría mis sonrisas

a cambio de tus lagrimas,

daría mi corazón

a cambio de tu dolor...

Hoy estas lejos muy lejos de mi, (pero yo aquí...)

Me llega tu tormenta

y es mas fría que nunca,( aquella que odio)

no es de esas que son dulces...(el frío amargo)

El viento envolvente,

que arraso contigo,

y mas así cuanto ya quede poco...

no puedo evitar sentirme mal si lo estas...

Es tu herida la mía, (aun si no se asimila...)

Mi corazón alejado,

mi soldado,

es la batalla dura...

El viento que agrieta tus poros (como saciarte...)

en tus grises noches

solo ruego que Dios

te envie mis fuerzas,

y que este temblor no te derrumbe...

Aun en la eternidad seguiré insistiéndole

que siga cumpliendo mi canción de piel...

Poco a poco me olvidaras, con tanto mal,

pero se que alzaras la mirada.

Que mi ruego será

para salvarte aunque muera después...

Comentarios3

  • Poeta del Silencio

    cada letra es una sensación de romanticismo, me gusto tu poema, escribes hermoso.

    • Naomi007

      gracias por pasarte a leer..

    • wilson calderon diaz

      deliciosas letras ,gusto leerte.
      hoy en tu dia te envia un extaño una flor,
      con el nobre que mas te guste.
      el aroma que tu elijas,
      con el brillo de un estrella fugaz atrapada.
      te conozco por un verso de tus dedos,
      y me conoceras con unos de los mios.
      feliz cumpleños.desde colombia un abrazo

      • Naomi007

        gracias.. tardecito.. pero no esta de mas... gracias por el saludo!!

      • Hermes Antonio Varillas Labrador

        Divina elegía has logrado y espero que pronto cierre esa herida por el destino infringida...

        Algo de mi humilde producción

        ¿Qué tan difícil es cerrar heridas de amor?

        “Sanar heridas de amor”
        – Hermes Varillas Labrador

        A ella le conté mi pasado y mi presente
        y mi futuro se me quedó pendiente.
        le susurré mis miedos y le grité mis sueños.
        le enseñé todos mis puntos débiles
        a pesar de no ser su marido ni dueño.

        Hizo silencio para colocarse bien lejos
        ahora que no la tengo, que está ausente
        triste y patético, veo todo diferente
        me enseñó para mi mayor desdeño
        una herida se cura con el vino añejo
        hoy fuera de mi corazón y mi mente
        no tocarla más fue su dorado consejo.

        Puedes besar mi herida
        pudiese ser mi respuesta
        tal vez se obre el milagro
        y remuevas esta espina
        en mi alma causa molesta

        Que no diese, si realidad fuera
        poder curar también tu alma
        ya mis labios con hondo dolor
        silente grito que no desespera
        vehementes esperan la calma

        Ya las sombras besan la noche
        para encender tu oscuridad
        y un conticinio nos envuelve
        para disfrutar su paz y goce
        mi obsequio en la inmensidad

        En San Cristóbal “La Ciudad De La Cordialidad” del estado Táchira, Venezuela

        De mi humilde autoría. Sin derechos reservados, sino derechos compartidos, bajo licencia copyleft.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.