Quetzalli

Terapita Taciturna [39]

No tengo mucho que decir...
hace ya varios días no te puedo escribir,
te pienso, te pienso bastante todavía,
pero no quiero expresar en lineas todo lo que odio.

He encontrado otros motivos para escribir;
El viento, la luna, el gato que no a vuelto
la lluvia, los libros, la vida....
pero más frecuentemente le escribo al poeta. 

Las ultimas cosas que pudiste leer y tenían sentimientos que no eran tan funestos se consumieron con el fuego, 
otras tantas quedaron en pedazos, 
la mayoría las tengo en mente todavía, 
...fueron bastantes letras... 

Estas empiezan a ser de las ultimas,
aunque es inútil dejar de escribirte,
cualquiera que haya leído las cosas que te pertenecían, en su sano juicio o no... podría jurar que yo te amaba.
todavía en algún lado están escritos los últimos deseos que tuve contigo... ¿Donde? allá, donde nada dolía

Ya no hay demonios, se han ido todos
ahora empezare por expulsar tu existencia,
no creo que me lleve mucho tiempo, 
tú ya le haz dicho adiós a la mía.

Y por si un día todas estas cosas te llegan, dejare un par de interrogantes...
¿Alguien más ha tratado de inmortalizarte como yo? ¿Lo ha conseguido?.

Comentarios1

  • andres fernandez ruiz

    Pues me parece muy bien que desaogues el alma con la tinta.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.