ldeluis

Las palabras del Sabio.

Cuenta una leyenda que había un reino que gozaba de alegría plena.

Esa alegría se podía sentir en cada flor, en cada mariposa que volaba y en las facciones de los súbditos, del rey, de la reina, y de toda la corte.

Pero un día, sin que pudieran imaginar que este llegaría, una nube gris apareció en el cielo de aquél reino. En semblante del rey acusó el gris de esa nube y como un efecto cascada, a todos del reino, inclusive las flores y las mariposas fueron degradando su colorido.

De manera urgente, llamaron a un sabio del reino vecino, ya que, incluso el mismo sabio del reino se había vuelto gris.

Al llegar al encuentro del rey, el sabio se interesa por su estado.

El rey, sin encontrar palabras, solo consigue expresar su color grisáceo.

Inmediatamente, desde su atuendo morado, el sabio saca un aparato parecido a un termómetro, y que el rey no identifica como nada conocido. El sabio, al observar ese interrogante en el rey, decide aclarar:

—No os preocupéis, majestad! Es mi “detector de alegría” y es totalmente inocuo. Con él puedo conocer sus niveles de paz y alegría interiores.

El sabio, acercando el detector al corazón del rey, comprueba que sus niveles de paz-alegría estaban a nivel crítico. Se acerca, entonces, al oído del rey y pronuncia algunas palabras que hacen con que, inmediatamente, el rey recobre su alegría. El mismo efecto cascada se produce y todos del reino, flores, mariposas, reina, súbditos, y hasta el sabio del reino, vuelven a recobrar la alegría.

El sabio del reino quiso saber qué le había dicho al rey para “curarlo”, y este se lo repite al oído:

«Yo te amo, y eres la persona más importante de todos los reinos. Sin ti no hay color, ni gloria, ni gracia. Mi alegría no depende de la tuya, pero si decides que ella es importante para ti, tanto cuanto lo es para mí, ella mismo se hará manifestar en ti mismo.»

Desde entonces se cree que, cuando una persona está alegre, simplemente es que el sabio interior le está diciendo estas mismas palabras al oído.

  • Autor: Luigi (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 13 de mayo de 2014 a las 07:32
  • Comentario del autor sobre el poema: Todos, tenemos en nuestro interior, “el detector de alegría” y un sabio. Si dejas que el sabio compruebe tus niveles de alegría, él mismo sabrá si necesitas oír sus palabras. Que así sea!
  • Categoría: Fábula
  • Lecturas:
  • Usuarios favoritos de este poema: LIZ ABRIL, Maria Isabel Velasquez, kavanarudén, santos castro checa.

Comentarios9

  • Lidia Cristina

    Puso alegría y reflexión a mi mañana ! Gracias y Así sea ! Saludos

    • ldeluis

      Querida amiga, me alegra recibir tus amables palabras.
      un abrazo,

      Luigi

    • Donaciano Bueno

      Este cuento es muy bonito, amigo Luigi. La pena es que es un cuento.
      La alegría anida dentro de nosotros, hay quien es capaz de verlo y quien no. Aunque, como todo en el ser humano, es pura química. Estoy esperando que los científicos descubran cual es la glándula que qenera la sustancia. Me voy a poner las botas! Entretanto me alegra leer tus cuentos. Un abrazo

      • ldeluis

        Querido amigo, nunca has oído hablar de los viejos alquimistas? Ya sabes...a ser uno de ellos...jaja
        Muchas gracias por tus palabras siempre alegres,
        un abrazo,

        Luigi

      • Maria Isabel Velasquez

        ES MUY REAL... LA ALEGRÍA LA TENEMOS DENTRO DE NOSOTROS... ES SOLO DEJARLA FLUIR Y CONTAGIAR A LOS QUE NOS RODEAN
        ME GUSTO LEER TU PROSA
        ABRAZOS DTB

        • ldeluis

          Querida amiga, es un placer que lo hagas, aún más con palabras tan alegres...
          un abrazo,

          Luigi

        • LIZ ABRIL

          Me imagino a ese sabio como un duende chiquitito que da volteretas esperando que lo dejemos salir camuflado en una sonrisa... qué bonita tu fábula amigo Luigi! tantas veces estamos tristes por no amarnos a nosotros mismos! Y cuando estamos alegres todo cambia de color alrededor.

          Un abrazo.

          LIZ

          • ldeluis

            Querida amiga, me gustó de tu referencia al duendecillo...jeje
            Muchas gracias y un abrazo,

            Luigi

          • la negra rodriguez

            Interesante creo ,me mi sabio se me ha dormido , lo sespertare. gracias.
            b esos.

            • ldeluis

              Querida amiga, ya sabes...a despertarlo....jajaja pero con esa dulzura que siempre revisten tus palabras...
              un beso,

              Luigi

            • Liliana Cagnoli

              Bonita e interesante alegoría sobre nuestra alegría interior,me gustó mucho descubrirte y leerte. Abrazos.

            • Liliana Cagnoli

              Bonita e interesante alegoría sobre nuestra alegría interior,me gustó mucho descubrirte y leerte. Abrazos.

              • ldeluis

                Querida amiga, es un placer conocer tus amables palabras, y sea bienvenida.
                un abrazo,

                Luigi

              • Miranda Ruiz

                Qué interrsante tu historia!!me ha encantado!!
                Te envio un gran abrazo.
                Tocando realidades que no existen...
                .ay pero si fuera cierto....
                Un abrazo. .otro.

                • ldeluis

                  Querida amiga, gracias por tus palabras amables, pero voy a proponerte algo simple: Si realmente creyeras que fuera cierto, bien en tu interior, aún dudarías de esa realidad? A veces, no ha de ser una realidad universal para que tu espíritu se manifieste.
                  un abrazo,

                  Luigi

                • kavanarudén

                  Esa alegrìa vivida es necesaria dejarla fluir.
                  Me alegra siempre poder leerte amigo.
                  Tus cuentos siempre me llevan a la reflexiòn y me ensenan.
                  Un fuerte abrazo

                  Dios te beniga mi fiel amigo

                  Kavi

                  • ldeluis

                    Mi querido amigo Omar, la corrientes de agua solo llevarán el barco a navegar si este, primero y antes que todo, está en el agua...tú es el que está fluyendo, y me alegro por ello.
                    un abrazo fuerte,

                    Luigi



                  Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.