rodulfogonzalez

ESCLAVITUD

 

Esclavo tuyo  soy, nunca me quejo

Porque  tu dulce encanto

Es para mi prisión límpido espejo

Que purifica el llanto

 

No de tristeza sino de  alegría

Que de mis ojos brotan

Por ser prisionera la vida mía

De yugos que no azotan.

 

Bendigo con pasión y gratitud

A quien grácil raptóme

Para someterme a su    esclavitud

Y en su dueño tornóme.

Comentarios2

  • Donaciano Bueno

    Sólo hay que ser esclavo de uno mismo, ja,ja! El resto, el amor, la trsiteza, la alegría no son más que pura química. O al menos eso es lo que dicen los entendidos...Un abrazo

    • rodulfogonzalez

      Gracias, amigo, por la observación. Pero no analizó el final del madrigal. Un abrazo desde mi bella Venezuela.

    • Donaciano Bueno

      LLevas razón. El final es lo que cuenta. A veces las prisas te traicionan. Abrazos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.